Utensilios buenos, sanos y asequibles: haz de tu cocina un lugar orgánico

Uno de los momentos de mi vida en los que me sentí más “maruja” fue cuando me di cuenta de que tenía utensilios favoritos. Toda mi vida había tenido prendas favoritas, bolsos favoritos, zapatos favoritos, hasta bolis o pinturas favoritas cuando era estudiante, pero ¿cucharas favoritas? ¿Really? Pues si, tengo una cuchara, un cuchillo, una sartén y una tabla de cortar que son mis “musts” y sin los cuales no podría hacer nada en la cocina. Tal vez es un poco triste, pero los que somos exigentes lo somos hasta con los cacharros para cocinar.

kitchen-85270_1920

Para que un utensilio se convierta en mi mejor amigo tiene que cumplir una serie de requisitos imprescindibles: 1. Tiene que funcionar bien; 2. No puede contener sustancias perjudiciales (o presuntamente) para la salud; 3. Tiene que ser duradero; 4. Tiene que ser fácil de limpiar (preferiblemente en el lavavajillas, pero puedo mancharme las manos si no hay más remedio); 5. No es imprescindible, pero también valoro bastante el diseño y la línea de todo lo que habita mi cocina.

Así que, con estas premisas y teniendo en cuenta que el lugar primordial de mis fogones -bueno, fuera de ellos, en realidad – lo ocupa la sempriterna Thermomix, os doy mi “top-seven” de cacharros cocineros.

sarten_hierro_mineral_B_De_Buyer_grande

Mi último descubrimiento ha sido la sartén de hierro mineral con cera de abeja de Buyer: Harta de buscar una sartén que no tuviese teflón y no se pegase como una lapa, tras haber probado las de piedra, las doradas y hasta las de mi abuela, me encontré con esta pequeña joya que pesa como un quintal, pero que tenía un precio más o menos asequible y prometía ser bastante ecológica. Tras un par de primeras pruebas catastróficas (la sartén va ganando antiadherencia con el uso), empecé a cogerle el gusto y nunca mejor dicho, porque lo que cocinas aquí, a muy alta temperatura, coge un sabor especial. Dicen que cuanto más negra menos se pega y siempre hay que untarla bien con aceite, pero es verdad que coge temperaturas muy altas en muy poco tiempo, lo que ayuda a ahorrar energía.

1783.png

El segundo puesto lo ocupa el cuchillo Arcos que me regaló mi cuñado (y mi hermana y mi sobrino, pero sé que lo eligió él) hace más de 5 años y que JAMÁS he tenido que afilar. Reconozco que cuando me lo dieron pensé que vaya regalo, pero según va pasando el tiempo, más lo aprecio. Un cuchillo que no hay que afilar y que corta como el primer día es un tesoro, así que estoy encantada.

tabla-cocina-olivo-madera-A03.jpg
¿Y cuál es el mejor acompañante de un cuchillo? Pues una buena tabla de madera, y si es grande y de un buen árbol, mejor que mejor. La de IKEA, que ocupa media encimera, ha decorado mi cocina desde que la monté y es un aliado perfecto, no sólo para cortar todo lo cortable, sino también para apoyar cosas calientes. Para mantenerla en buen estado (y limpia) no hay más que lavarla con agua y jabón, frotar con medio limón para desinfectarla y, de vez en cuando, untarla con aceite vegetal (vale el de oliva, aunque vendan uno especial). Lo cierto es que ya me gustaría tener una de olivo, que se adecuaría mejor a mi filosofía vital, pero de momento me tendré que conformar con la que tengo.
espatula-mediana-de-silicona-platino-lurch
La cuarta posición la ocupa mi adorada espátula de silicona. En realidad, la que me volvía loca era una mezcla de espátula y cuchara, que valía para todo. Tengo un tremendo disgusto porque se me rompió (de rebañar la Thermomix, que la suya no me termina de convencer) y no sé muy bien de qué marca es ni dónde la compré, pero creo que lo esencial es que tenga forma de cuchara y los bordes finos, que la silicona sea flexible pero resistente… En fin, si encuentro una marca que me convenza ya lo iré contando.
espatula-curva-de-madera-ecologica-de-olivo
Pero es cierto que, aunque las de silicona pueden estar totalmente garantizadas para utilizarlas en el fuego, yo sólo la uso para rebañar y cuando se trata de utilizarla en la sartén recurro a la espátula de madera, lo más plana posible, para poder rascar si algo se pega un poquillo.
bandeja-tarta-tatin-cereza-3-hierro-colado-le-creuset.jpg
Sé que uno no se pasa la vida haciendo tartas “tatin”, pero no pude evitar comprar un molde específico para este postre en Le Creuset y desde que lo tengo ya no me limito a la manzana, hago de todos los sabores, dulces y saladas, ya compartiré recetas. Es una cacerola/sartén/bandeja que vale para todo tipo de fuegos, no tiene sustancias nocivas, no se pega, se puede lavar en el lavavajillas y ESTÁ GARANTIZADO DE POR VIDA. Tengo un montón de ideas en mi lista de deseos de esta marca para completar mi cocina, pero todos empiezan por los utensilios de hierro fundido, cuyo precio es un poco desorbitado, aunque teniendo en cuenta la garantía que dan, igual merece la pena.

2 comentarios sobre “Utensilios buenos, sanos y asequibles: haz de tu cocina un lugar orgánico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s