Disfruta de esta Semana Santa con una crema con protección solar que sea Bio y se pueda extender

Cada año, cuando llega el buen tiempo, empiezo a pelearme con el mundo buscando cremas que me gusten: que huelan bien, que se extiendan fácilmente, pero, sobre todo, que protejan contra las quemaduras solares. Cuando se trata de la piel de los niños es especialmente importante, porque yo puedo estar horas al aire libre sin tener una sola quemadura, pero mis criaturitas son mucho más sensibles (y yo tengo mucho más cuidado siempre por ellas).
Llegados al verano, la verdad es que termino siempre con las tradicionales aunque mi primera opción sea siempre la cosmética natural y orgánica, pero hay niños muy especiales para lo de las cremas, porque no soportan que se les eche, no les gusta como huelen (aunque sean sin perfume) y no aguantan que se les quede la piel blanquecina, pero al mismo tiempo tienen una piel muy sensible que enseguida se quema, así que, después de pelearnos para ponerles la crema, si se queman o se les queda la piel áspera y enrojecida, acabamos enfadados con el mundo  y recurrimos a esos sprays tan maravillosos que comercializan, aunque no sean nuestra primera opción.
Y después de esta (interminable) introducción, os voy a contar mis últimas experiencias:
Las cremas de Alga Maris, con unos factores de protección de 30 y de 50,  “a base de filtros minerales y con un principio rico en oligoelementos (Alga-Gorria) que neutraliza la acción de los radicales libres”, según anuncian. La verdad es que son bastante engorrosas de extender, como su protección es mineral, dejan la piel blanca y, aunque a mi no me fueron demasiado mal, Olivia acabó con la piel como una lija.
Los productos de Green People han sido mi último descubrimeinto de este año. Tienen tanto solares como After Sun y prometen soluciones para el sarpullido, para pieles sensibles e hipersensibles, además de resistir al agua y mejorar el bronceado. En principio no tienen perfume, pero lo cierto es que dejan un olorcillo raro después de aplicarlas. Son algo más fáciles de extender que las anteriores y el resultado en la piel es mejor, al menos en mi experiencia, queda más suave e hidratada.
Una marca que aún no he probado, pero con la que me he encontrado navegando por Internet es Acorelle, que asegura protección natural con filtros de plantas, una innovadora fórmula con protección natural e invisible y fórmulas enriquecidas con nutritivos aceites de argán y monoï. Afirman que se extiende fácilmente sobre la piel sin dejar rastro, pero, como digo, aún no lo puedo asegurar, porque no los he probado.

badger-balm-protector-solar-para-bebes-fps-30-manzanilla-calendula-87-ml-765578-es

Con un olor maravilloso, el protector solar para niños de Badger Balm, que sólo tiene 6 ingredientes en su composición, promete protección resistente al agua y al sudor mínimo 40 minutos. Sin embargo, al ser un protector a base de óxido de zinc mineral, volvemos a encontrar el inconveniente de la aplicación y de que deja la piel blanquecina.

anthyllis-protector-solar-para-ninos-fps-50-729857-es.jpg

La crema solar de Anthyllis, además de proteger la piel lo hace con el mal. Aunque deja la piel pringosa, se extiende relativamente bien y con un olor muy agradable, pero no deja de ser un protector físico, que deja algo blanco por donde se aplica.

uvbio-gel-solar-transparente-fps-30-30-ml-795595-es

El gel solar transparente de UVBIO, más que un gel es un aceite, pero la ventaja de dejar la piel hidratada y sin color blancuzco merece la pena. La pega es que la protección no es demasiado alta y que, al estar concebido para la protección facial, el envase es pequeño y el precio alto.

 

En todo caso, es cierto que la protección biológica implica siempre filtros físicos, lo que conlleva emplaste blanco dificil de extender. La ventaja de esto es que: 1. No hay nanopartículas que penetren a través de la piel y 2. Se puede aplicar justo antes de la exposición solar.
 hat-1379590_1920
Después de mucho estudiar el tema, con un montón de información sobre la conveniencia de utilizar cremas solares, mi conclusión es: ponerse al sol lo mínimo imprescindible (al menos en verano) y procurar hacerlo con gorras, gafas de sol y ropa anti UV. Aparte eso, un poco de sol puede ser beneficioso, pero con los niños siempre hay que tener un poco más de cuidado, ya que pasan horas al aire libre sin darse cuenta que se pueden quemar su delicada piel.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s