Ensalada orgánica de cuscús con lo mejor de la nevera

Con las vacaciones pisándonos los talones (o igual con la suerte de estar ya disfrutando de ellas) a todos nos entra esa vena healthy/perezosa/acalorada de cenar frío y, a ser posible, ligero. Pues que sepáis que la verdura cruda es bastante indigesta a la hora de ir a dormir y que nuestro cuerpo necesita calentar hasta los 37º todo lo que nos metemos por la boca, así que le estamos dando trabajo extra con las ensaladas, pero ¿quién se puede resistir a una frescura de estas en pleno mes de julio?

Vale, puede que no haya hecho la presentación más adecuada para “vender” una de mis especialidades que siempre consiguen hordas de adeptos cuando la preparo en reuniones familiares y saraos varios, pero si la probáis os aseguro que repetiréis, porque además, su ventaja competitiva respecto a otras ensaladas es que se puede preparar con antelación (o guardar lo que sobre, si tenéis la suerte de que se dé el caso) y no se pone lacia. Voy con la

Receta

bowl-1389724_1920

Ingredientes

200 g de cuscús o sémola de trigo
1 aguacate
50 g de higos secos (o pasas, o arándanos, granada cuando es época…)
3 ó 4 pepinillos
Medio pimiento rojo
Medio pimiento amarillo
2 tomates
(opcional) Queso Feta
Salsa de vinagre balsámico, este es carísimo, pero tiene una pinta de morirse. Yo compro uno que suelo encontrar en la sección Bio de Alcampo y me va genial.
Unas hojas de hierbabuena
Aceite
Sal
Unas hojas de espinacas o lechuga para la presentación (opcional)

Preparación

Preparamos el cuscús: lo rociamos con aceite de oliva y un poco de salsa de soja o sal y lo mezclamos bien. Mientras tanto, en un cazo ponemos a hervir 200 g de agua (el mismo volumen que tenemos de cuscús), cuando está en ebullición, cubrimos la sémola con el agua y la dejamos reposar.

Mientras reposa, cortamos todos los ingredientes en trozos pequeños, que añadimos al cuscús cuando ya esté inflado y frío (o al menos templado), añadimos la hierbabuena bien picada, lo aderezamos todo con la crema de balsámico, aceite y corregimos el punto de sal. Antes de servir preparamos un lecho con la lechuga o las espinacas y disponemos encima unas cuantas cucharadas de la ensalada.

Ya no tenemos más que esperar a los invitados, ponernos morados o meterlo en tuppers para llevarlo al trabajo y solucionar esa comida de mediodía que queremos hacer rápido.

Espero que consigáis tantos fans como yo con esta receta (o al menos que vosotros os unáis al club ;))

Un comentario sobre “Ensalada orgánica de cuscús con lo mejor de la nevera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s