Los 13 mejores restaurantes orgánicos de Madrid

Para mi el verano es el momento perfecto para encontrar tiempo para quedar a comer con mis amigas madrileñas, con las que paso un buen rato y aprovecho para descubrir nuevos restaurantes y si son orgánicos, mejor que mejor. Aquí dejo mi última búsqueda, en la que descubriréis todo tipo de rincones:

Captura de pantalla 2017-08-13 a las 12.32.13.pngEl elegido de mi última quedada fue Honest greens, un local situado en la financiera Torre Picasso,  donde la comida es de temporada, fresca, no procesada y sin aditivos, conservantes o azúcares añadidos. En este restaurante pasas primero por caja y eliges un plato de proteína (en mi visita había pollo, ternera, atún, tofu o falafel) al que se añaden dos acompañamientos (verduras, humus, cremas…) o una ensalada a la que se añade una de las proteínas; también se elige una bebida (agua de sabores, que se puede rellenar tantas veces como se quiera, o zumos integrales de frutas y verduras) y un postre (yo elegí tarta de zanahoria, sin azúcar añadido y mi amiga el crumble de manzana, que sólo llevaba pasas como edulcorante). No todos sus productos están certificados, pero utilizan alimentos de proximidad y producidos responsablemente. La experiencia fue muy agradable, el local tiene una decoración ideal y cuenta con una terraza en la que comimos la mar de a gusto. El único fallo que pondría es que la cocina cierra a las 4:30, pero luego puedes quedarte un ratito más disfrutando de la buena comida. El precio, con bebida y postre, ronda los 16 euros.

Captura de pantalla 2017-08-13 a las 12.44.17.png

En la Plaza de Olavide se encuentra uno de los sitios ecológicos más de moda del momento, Mama Campo, un local que ha sido frecuentado por los mismísimos reyes de España. Con una decoración rústica y con paredes bio construidas, cuenta con una carta íntegramente certificada que traen de su propia tienda. Su carta es bastante completa, con entrantes, carnes y pescados ecológicos, todo muy bien presentado y con ese toque moderno que reconozco que me encanta. El precio es un poco caro (a la carta puede salir por unos 40 euros sin excederse) y hay que reservar con mucho tiempo, pero el ambiente y la calidad merecen la pena. Además, Mamá Campo cuenta con una Ecotaberna que abre todos los días y en la que la limonada casera y el wrap vegetal son los reclamos más solicitados.

 

Captura de pantalla 2017-08-13 a las 13.10.02.png

El que tengo pendiente de visitar, pero me muero de ganas por hacerlo, es Nest, un restaurante 100% orgánico, en el que aseguran estar elevando la oferta eco a la categoría de Alta Cocina. Exquisitos platos equilibrados y divertidos, con entrantes, carnes y pescados para todos los gustos, hacen que este local esté casi tan de moda como el anterior. Sus precios rondan los 40 euros si comes a la carta pero ya os contaré cuando consiga visitarlo si de verdad merece la pena.

Captura de pantalla 2017-08-13 a las 13.26.12.png

En la zona de Almagro encontramos un pequeño local con posibilidad de llevarse la comida (se puede hacer el pedido desde su web) en el que parte de los productos están certificados ecológicamente. Se trata de Petit Appetit, donde ofrecen la posibilidad de crearse su propia ensalada, un wrap o un mollete, pedir un plato de pasta o una crema de verduras, a los que se acompañan con los mejores zumos naturales, bebidas y postres. Por unos 15 euros se puede hacer un menú completo para tomar in situ o para llevar.

El Vergel, que cuenta con tres supermercados en Madrid, tiene también el único restaurante certificado oficialmente en la Comunidad de Madrid. Se encuentra en el Paseo de la Florida y es 100% vegetariano. A partir de 11 euros ofrecen el menú del día a mediodía de lunes a jueves y a la carta, por unos 25 euros se puede comer como un rey. La decoración es un poco cutrilla y la comida puede resultar un poco “sectaria”, pero merece la pena descubrir este local y aprovechar para hacer la compra en el restaurante que se encuentra al lado.

La misma filosofía sigue Ecocentro, uno de los restaurantes ecológicos más tradicionales de la capital, en el que además del restaurante podemos encontrar un supermercado y zona de conferencias y talleres. En Ecocentro se puede comer tipo autoservicio  por unos 15 €, o como restaurante en el sótano de su enorme local, con unos precios de entre 25 y 30 €.

Captura de pantalla 2017-08-13 a las 14.05.42.png

El Huerto de Lucas es una cantina ecológica que cuenta con una carta de platos de degustación y otra de bruch en las que calidad de los productos frescos de venta en su mercado y  la sostenibilidad son las señas de identidad de una cocina ecológica y sostenible, moderna y muy “instagrameable”. Sabores puros e intensos reflejados en platos creativos de elaboración sencilla, con cocciones bajas y rápidas para respetar todas las propiedades de los alimentos, servidos casi sin procesar. Entre sus platos  destacan los falsos fideos crudos de calabacín al pesto de anacardos con parmesano, la lasaña vegetariana, la hamburguesa 100% de ternera orgánica y, entre los pescados ecológicos, el ceviche y la lubina salvaje a la espalda. Por unos 30 € se puede comer a la carta en este restaurante que, además, permite la opción de pedir para llevar.

Captura de pantalla 2017-08-13 a las 14.13.39.png

En la Calle Libertad, en la zona de Chueca, encontramos un “remake” de uno de esos restaurantes castizos tradicionales, La Carmencita, que recupera el espíritu y la decoración de esta gran casa de comidas de 1854. Tienen horario ininterrumpido con el que dan desde desayunos hasta cenas con 75 recetas sacadas de la tradición española. La certificación ecológica, que tienen gran parte de sus platos, se utiliza como un sello de calidad y no de modernidad. Por unos 35 € se puede comer a la carta en este restaurante “novotradicional”.

menus_kiki_deli.jpg

Muy cerquita, en pleno Malasaña, encontramos otro de esos supermercados que aprovechan para montar un restaurante con productos absolutamente frescos y de calidad. Es el caso de Kiki Deli & Market, un sótano decorado con el mismo esmero como el que ponen en los platos que sirven. Con una oferta más flexivegetariana que en ejemplos anteriores, como mucho encontramos un plato elaborado con productos animales en su carta. Eso sí, todo es 100% ecológico, ya que se surten enteramente de su propia tienda ecológica. Por 30 € tenemos un menú completo, ciudado y orgánico al que podemos añadir la posibilidad de pasar a recogerlo y hacérnoslo llevar por sólo 3 euros más con su opción LunchBox.

Captura de pantalla 2017-08-13 a las 18.12.05.png

En la calle Velázquez encontramos otro de esos sitios Instagrameables en los que te da hasta cargo de conciencia beberte el zumo sin haberle hecho antes un millón de fotos para conseguir un ídem de Likes. Es BumpGreen, el local Eco de moda del barrio de Salamanca, en el que podemos comer a cualquier hora para lo que tienen unas cartas de desayunos, meriendas, picoteo y comida que son para quitarse el sombrero, tanto por la variedad y la calidad como por lo conseguido que está el resultado. Por unos 25 euros puedes comer a la carta en un restaurante precioso en el que, aunque la palabra ecológico no aparece demasiadas veces, al menos tienen el espíritu de la Slow Food.

Captura de pantalla 2017-08-13 a las 16.51.09.png

El Hotel Wellington, también en el Barrio de Salamanca, guarda en su azotea un maravilloso secreto: un alucinante huerto urbano que nutre su restaurante Raíces, en el que te puedes dar un homenaje de la talla de un torero desde los 40 euros de su menú hasta los 160 (más 400 en concepto de servicio exclusivo) de su cena para 2 en la azotea. Todas las verduras que se presentan en el restaurante provienen del huerto más grande del mundo en la azotea de un hotel, que además es ecológico, aunque no sé yo si no es peor la contaminación que tiene que tener un cultivo tan “céntrico”.

Captura de pantalla 2017-08-13 a las 16.57.48.png

De vuelta a Malasaña, nos encontramos con Superchulo, un restaurante muy positivo en el que encontramos gran cantidad de platos orgánicos y todos son 100% naturales. Un plus para este local, su decoración, que se divide en diferentes espacios entre los que podemos encontrar hasta unos columpios para “aparcar” a los niños mientras disfrutamos de su carta por unos 20-25 €.

Captura de pantalla 2017-08-13 a las 17.04.30.png

Entre la Plaza de España y la Puerta de Toledo, en la calle de la Morería, encontramos Zoco Comidero-Bar, un restaurante felxiteriano en el que el 80% de su carta son productos vegetales y las carnes están certificadas Eco. Zoco tiene una carta vanguardista, no demasiado extensa, en la que se pueden encontrar platos muy diferentes. Por 11,50 € tienen un menú del día y a la carta puede salir la comida completa por 25-30 € por persona.

Así que ya no hay excusa para comer sano en Madrid. ¿Has probado ya alguno? ?Me he dejado alguno de tus musts? ¡Estoy deseando conocer nuevos destinos gastronómicos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s